OMACC A.C. | Directorio. | Palabra de Presidente.| Enlaces | Consejos para cuidar el auto. | Actividades y eventos 2009. | EVENTOS 2010 | Placas Auto Antiguo| Nuestra Marcha | Afíliate a la OMACC A. C.| La grúa se llevó tu auto... | Album de fotos | La lente de OMACC. | | ENGLISH SECTION | Servicio Social de la OMACC
 
Consejos para cuidar el auto.
 
 
imagen
Bienvenido a esta nueva sección que busca aportar una serie de consejos, medidas y observaciones a tomar en cuenta en lo referente al cuidado y mantenimiento de nuestros automóviles.

(Lo que encuentres aquí, ha sido compilado por el editor de esta website con fines educativos, transmitir conocimientos y compartir experiencias. Se respetan los nombres de los autores de cada articulo o comentario aquí transcrito. Las imágenes tienen carácter ilustrativo).

Si deseas aportar tus conocimientos o experiencias, solo escríbenos a nuestro correo:

partida_jose@yahoo.com

Recuerda que esta sección es tuya, como toda la página.
imagen
¿Qué parte necesitas? MANDAR E-mail CLICK AQUÍ
Lo mejor es no tener problemas, por eso, el mantenimiento preventivo o correctivo es necesario. Para ello, tu requieres de algunas partes para tu auto de colección. Envíanos un mail haciendo click en el vínculo arriba de este párrafo, o escríbe a:

ventas@classicautopartes.com

y señálanos qué parte o piezas requieres, con gusto te responderemos. (MENCIONA QUE NOS VISTE EN LA PÁGINA DE OMACC).

¿Quieres visitar nuestra web? Da click abajo de este párrafo...
www.classicautopartes.com CLICK AQUÍ
Dá click sobre estas lineas y conócenos mas. Estamos a tus órdenes.

SOMOS PATROCINIO DE OMACC A. C.
También estamos en MercadoLibre CLICK AQUÍ
Si lo deseas, puedes trasladarte a MercadoLibre haciendo click sobre este párrafo, ahi estamos.
Cuando el acelerador se atasca...
imagen
Típico: venías bien, pero de pronto el acelerador se atasca... ¿Que hacer?

Por Giovanna Ferreyra

Debido al reciente y masivo llamado a revisión de automóviles de la marca Toyota por un potencial fallo del acelerador que podría provocar aceleraciones involuntarias, se ha generado mucha preocupación sobre cuál sería la manera idónea de reaccionar ante un evento de esta naturaleza.

Esperamos que nunca tengas que enfrentarte con una situación parecida, pero no está de más darte los siguientes consejos para que sepas cómo resolver dicho problema.

1. Revisar si no existe algún cuerpo extraño que pudiera estar oprimiendo el pedal, en ocasiones los tapetes se mueven de su sitio y esto no es exclusivo de vehículos Toyota, puede pasar con cualquier auto. Sucede también que algún objeto rueda por el piso y se puede atorar detrás de los pedales.

2. Cambia la palanca de velocidades a posición neutral, no importa si se trata de un vehículo manual o automático, al ubicar ubicar la palanca en esta posición se desconecta el motor del volante de la transmisión, por lo que deja de haber tracción. En el caso de un auto manual con solo oprimir el clutch hasta el fondo habrás desconectado la tracción también.

3. Se puede intentar frenar con motor, esto ayudaría a obtener una detención más controlada y segura tanto para los ocupantes, como para los componentes mecánicos mayor seguridad. Para lograr esto deberás ir disminuyendo la velocidad con los frenos también, si la velocidad que llevas es muy grande y engranas una velocidad inferior, puedes dañar la transmisión.

4. En el caso de haber liberado la transmisión, debes ir aplicando los frenos de forma progresiva, no se deben hacer frenadas de emergencia, aún a bajas velocidades y con los sistemas de seguridad modernos como los ABS se puede perder el control del auto .

5. El freno de mano no debe utilizarse hasta que el auto se ha detenido por completo, ya que bloquea las ruedas traseras completamente aunque tu auto esté equipado con ABS.

6. Por ningún motivo apagues el auto, esto ocasionaría que las asistencias a la dirección y sistema de frenos dejen de funcionar, endureciendo considerablemente la operación de ambos sistemas..

7. No intentes volver a mover el auto, te sugerimos que pidas ayuda o lo lleves en cuanto puedas a tu mecánico de confianza.
Los accidentes mientras manejas. Notas para tomar en cuenta y evitarlos o reducir su incidencia.
imagen
Ser mal conductor no es calificativo de un sexo específico, tanto los hombres como las mujeres cometen imprudencias en mayor o menor grado.

Conducir es una gran responsabilidad, requiere de gran concentración en el volante, respeto a los demás conductores y saber cómo reaccionar ante alguna situación extraordinaria.

Entre las cosas que no debes hacer cuando manejas están:

- Hablar por teléfono: Existen dispositivos como el manos libres o el bluetooth, que permiten una menor distracción a la hora de hablar por teléfono.

- Conducir muy rápido: Es más frecuente que los hombres manejen más rápido que las mujeres, las estadísticas dicen que el hombre tiene mayor capacidad de medir distancias y velocidades, mientras que las mujeres son más prudentes para manejar.

- Cambiar continuamente de carril: Es más común que los hombres vayan cambiando de carril que las mujeres.

- Hacer maniobras muy arriesgadas: Tratemos de respetar a los demás conductores, evitemos manejar con prisa y sobre todo respetar los señalamientos de tránsito.

- Maquillarse: Es muy frecuente ver que las mujeres lleven el espejo retrovisor acomodado de tal forma que puedan verse bien para maquillarse.

- Buscar objetos en la bolsa: Es otra de las malas costumbres más comunes que tienen las mujeres mientras manejan.

- Estacionarse en dos carriles: luego por las prisas o la flojera de no estacionarse bien, podemos ver camionetas que ocupan más de un carril en la plaza, el supermercado o algún otro lugar.

- Escuchar música muy alto: Este hecho, además de ser molesto para lo demás, genera peligrosas distracciones para quien conduce.

- Impaciencia en el tráfico: Es mínimo el porcentaje que divide la impaciencia de los hombres contra el de las mujeres. El 47% de las mujeres se impacienta en el tránsito, mientras que el 53% de los hombres se estresa ante la misma situación.

- Conducir en estado de ebriedad: El 70% de los accidentes automovilísticos son causados por hombres, por manejar en estado de ebriedad, cansados o por llevar prisa.

- No “lanzar la lámina”: Es muy común en las mujeres que conducen alguna camioneta, ya que viajan acompañadas con la sensación de protección y seguridad que les brindan estos vehículos.

- Voltear a ver a los pequeños: Existen en el mercado varios accesorios para vigilar a los pequeños sin tener que girar la cabeza. Por distraernos de esta manera descuidamos el frente, los laterales y los puntos ciegos del auto, hay que manejar siempre con mucha responsabilidad, más aún cuando viajan menores al bordo del auto que conducimos.

- Frenar con brusquedad: Evitemos hacer frenadas de pánico, sobre todo cuando conducimos a altas velocidades para evitar que el auto de atrás se impacte contra nosotros.

- No enviar mensajes de texto mientras conduces, mucho menos chatear o contestar tú correo.

- Evita distraerte para cambiar la canción del iPod, crea anticipadamente tus listas de reproducción.

- Si tienes GPS, aprende a seguir sus instrucciones de voz, no te distraigas constantemente con la pantalla, si vas a definir una nueva ruta, hazlo con el vehículo detenido.

Según un estudio solicitado por la American Automobile Association a la Universidad Carnegie Mellon, obtuvimos los siguientes datos:

- Una mujer de 82 años tiene un 60% más de posibilidades de morir en un accidente que una adolescente de 16 años.
- Los conductores entre 40 y 50 años de edad, son los menos propensos a morir en un accidente.
- Los conductores entre 16 y 23 años de edad, tienen 4 veces más posibilidades de morir en un accidente debido a la inexperiencia e inmadurez.
- Un motociclista tiene 32 veces más posibilidades de morir que un conductor de auto.
- La hora más peligrosa para manejar en Estados Unidos es 2:00 de la mañana y la hora más segura es 8:00 de la mañana.
- En la mayoría de los países, manejar en fines de semana después de las 10:00 de la noche y antes de las 5:00 de la mañana, es cuando aumentan las probabilidades de tener un accidente automotriz.
- El 77% de los hombres que causan un accidente de alta peligrosidad, no viven para contarlo.
- El 70% de los accidentes automovilísticos son causados por personas que manejan en estado de ebriedad, cansados o por llevar prisa.
- Manipular aparatos electrónicos mientras se conduce, es un error muy común en los hombres.

¿Cómo cuidar la pintura de nuestro auto?
imagen
Es importante limpiarlo con los productos adecuados, no lavarlo cuando hay mucho sol y pulirlo como máximo una vez al año, entre otros.

El aspecto exterior de nuestro auto habla de cómo lo cuidamos y refleja de cierta forma nuestra personalidad, por lo que es muy importante tenerlo siempre reluciente.

La pintura de nuestro auto es delicada y mantener su color no es tarea fácil, por lo que hay que llevar a cabo una serie de tips para mantenerla cuidada.

A continuación te damos algunos tips para que la pintura de tu auto siempre luzca como nueva:

- Es importante lavar nuestro auto no más de dos veces por semana con los productos adecuados, utilizar shampoo para autos, esponjas suaves y cepillos o trapos 100% de algodón. Recuerda mojar completamente el auto cuando lo vayas a lavar para evitar que se raye la pintura.

- Es recomendable proteger la pintura con la aplicación de algún teflón o encerarlo cada cambio de estación. De esta manera evitamos que la suciedad se le adhiera y sea mucho más fácil lavarlo.

- Debemos pulir la pintura de nuestro auto como máximo una vez al año, con el fin de eliminar los rayones o pequeñas marcas que se generan por algún descuido, la lluvia o la mugre.

- Tratemos de guardar nuestro auto bajo un lugar techado y donde circule el aire, si no nos es posible colocarle una cubierta que sea de tela, nunca de plástico.

- Evitar estacionarnos debajo de algún árbol, ya que el excremento de las aves es muy dañino para la pintura. Así como evitar estacionarlo mucho tiempo bajo el sol para que no se queme la pintura.

- Si aplicas algún abrillantador o protector evita no hacerlo cuando haya mucho calor, ya que el sol acelera el secado y pueden quedar algunas manchas blancas sobre la pintura.

- Nunca laves tu auto con detergentes de uso doméstico u otros tipos de solventes, ya que éstos contienen agentes químicos que deterioran prematuramente la pintura.

Tipos de humo de los autos.
Te decimos cómo identificar la falla que presenta tú auto de acuerdo al color del humo que sale por el escape.

Es importante observar si nuestro auto expulsa humo al encenderlo o mientras camina. La presencia de este fenómeno se debe a que existe alguna falla en el motor, por lo que es recomendable llevarlo a revisar inmediatamente a la agencia o con el mecánico de tu confianza.

A continuación te decimos algunas de las fallas posibles que puede presentar tú auto de acuerdo al color del humo que sale por el escape.

- Humo negro: Es una característica común en los vehículos con motor diesel, se presenta generalmente cuando existe demasiado carburante en la mezcla. Sin embargo, en los vehículos de motor a gasolina representa un serio problema, por lo que deberíamos llevar a revisar nuestro auto lo más pronto posible, porque indica que se está quemando demasiada gasolina.

- Humo blanco: Si se presenta mientras el motor de nuestro auto está frío, seguramente sea vapor de agua, pero si el motor está caliente, esto podría ser señal de que existe mayor cantidad de aire que de combustible o algún fallo en los inyectores o carburador, según sea el caso.

- Humo gris: Si el humo es demasiado denso, indica que falta aire en la mezcla.

- Humo azul: Es síntoma de que el motor está quemando aceite. Se recomienda que pares tu auto o llevarlo al taller más próximo para que lo revisen.
Cuidado de las llantas.
Aprende un poco sobre el cuidado y mantenimiento de tus llantas.

Las llantas de nuestro auto necesitan de mantenimiento preventivo para prolongar su vida y evitar algún percance. A continuación te damos los tips más básicos para el cuidado de tus llantas.

- Inflado de la llanta: Es uno de los elementos claves para una conducción segura y prolongar la vida de nuestras llantas. Se recomienda revisar la presión una vez al mes y hacerlo cuando las llantas estén frías, para evitar la dilatación una vez que han sido utilizadas.

- Revisión de la Banda de Rodamiento: Una vez que se hace visible la unión de las costillas de la banda de rodamiento, es momento de reemplazar la llanta.

- Llanta poco inflada: Si una llanta presenta poca presión, se reduce la vida útil de la banda de rodamiento debido al incremento del desgaste de dicha banda en los bordes exteriores, se reduce el ahorro de combustible y además genera un calor excesivo, lo cual reduce la duración de la llanta.

- Inflado excesivo: Cuando una llanta está demasiado inflada, el centro de la banda de rodamiento soporta toda la carga y el interior se desgasta más rápido que los bordes exteriores. El desgaste irregular de la llanta reduce su vida útil.

- Acopamiento o hundimiento en la banda de rodamiento: El Acopamiento es más común en las llantas delanteras, aunque las traseras también pueden presentar hundimientos y puede ser una señal de que las ruedas están fuera de equilibrio o de que hay piezas desgastadas en el sistema de suspensión o de dirección.

- Mala alineación: Es muy importante que las llantas de nuestro auto se encuentren perfectamente alineadas, de lo contrario ser pueden provocar daños en la dirección y perder el control del auto.

- Balance de las llantas: Cuando las llantas están desbalanceadas ocasionan vibración, lo cual puede ocasionar un desgaste prematuro de las llantas y desgaste innecesario de la suspensión de nuestro auto. El equilibrio de las llantas debe revisarse a la primera señal de vibración u oscilación.

- Alineación del vehículo: Si detectas un desgaste disparejo de la banda de rodamiento, puede deberse a una mala alineación y deberás atender de inmediato el problema con un profesional.

- Rotación de las llantas: Aunque muchas personas son capaces de rotar sus propias llantas, es más rápido y fácil dejar que un profesional realice esa tarea. El manual del vehículo especifica el patrón y el programa de rotación apropiados. Si no especifica un programa determinado, una buena regla práctica es rotar las llantas cada 10,000 kilómetros.
Cómo cambiar una llanta.
imagen
Por Héctor Mañón.

Todos hemos estado en esa situación. Vas manejando y de la nada, comienzas a sentir como la dirección se va más para un lado que para otro. También, alternamente pudiste haber caído en un bache y la llanta haberse roto o movido de su lugar. Después, el característico sonido de golpeteo se hace presente. Tu llanta se ha bajado o sufrido una pinchadura.

Es momento de cambiarla por la de refacción y si no conoces los puntos a seguir, puedes estar en problemas y si supones saber probablemente estás haciendo algo mal y de algo servirá que revises nuestro artículo completo. Es por esto que preparamos una serie de instrucciones a seguir y fáciles de recordar para que cuando se presente esta situación lo puedas hacer de la manera más eficiente, rápida y sobre todo segura posible.

El primer paso es hacerte a un lado del camino. Hazlo de forma en que los autos a tu alrededor sepan lo que está pasando y lo que vas a hacer. En estos casos lo mejor es utilizar las intermitentes todo el tiempo.
imagen
Baja del auto y revisa qué llanta es la que se ha ponchado. Después abre tu cajuela o donde estén guardadas tus señales y ubícalas a 20m antes y 20m después de donde estés estacionado. De esta manera los autos que vengan de un sentido o del otro, podrán ver que algo más adelante sucedió y tendrán espacio suficiente para maniobrar. Este es uno de los puntos más importantes y que las personas ignoran. Si posicionas las señales reflejantes pegadas al auto, cuando un conductor vea lo que sucede, será demasiado tarde como para hacer algo al respecto. Así que evita accidentes y camina 20 pasos amplios de tu auto para colocar ambas señales. Si cuentas nada más con una, ubícala en el mismo sentido del carril en el que estés detenido.
imagen
imagen
Una vez puestas las intermitentes, regresa al auto y revisa que hayas accionado el freno de mano o de pie, según sea el caso, y que si es un auto manual esté en primera velocidad estando apagado o si es automático, entonces en Parking (P). También busca al lado del camino una piedra que puedas atorar entre una de las llantas y el pavimento, para que si en caso de fallar la velocidad o el freno de mano, el auto no caiga al estar sobre el gato. Si la llanta con el problema fue una delantera, entonces pon la piedra en una de las traseras. Si la llanta ponchada es una trasera, entonces en una de las de adelante. Fíjate hacia dónde está el peralte de la calle o autopista y pon la piedra de ese lado para que no pueda rodar.
imagen
Ahora sí, manos a la obra. Lo primero es sacar y revisar que cuentes con toda la herramienta adecuada: gato, llave de cruz o maneral, llanta de refacción y en todo caso, el birlo de seguridad.
imagen
Utilizando el maneral o en su caso, la llave de cruz. Afloja ligeramente las tuercas girándolas hacia la izquierda (viéndolos de enfrente). Nada más gíralas un poco para que sea más fácil pues el piso se encargará de evitar que la llanta ruede sobre su eje.
imagen
Mete el gato al costado del auto y cerca de la llanta afectada pero no muy cerca pues tampoco te dejará maniobrar. Generalmente los autos nuevos tienen un lugar específico marcado debajo de la carrocería que indica dónde apoyar el gato. Ahora sí es tiempo de levantar el auto, pero antes de hacerlo, revisa que todos los demás pasos anteriores hayan sido efectuado adecuadamente. Si tu gato es de manivela, entonces gírala en el sentido de las manecillas del reloj, o sea a la derecha. Si es hidráulico, entonces nada más levanta la palanca. Es importante que la parte del gato que apoya abajo, esté completamente paralela al piso o lo más posible, si no puede resbalar y hacer caer tu auto.
imagen
Tienes que levantar el auto bastante, pero sin exagerar. Simplemente revisa cuándo puedes retirar la llanta ponchada y levántalo un poco más pues la llanta de refacción estará llena de aire y necesitará más espacio para entrar.
imagen
imagen
Ttermina de aflojar y retira las tuercas. Si tu auto cuenta con birlos de seguridad, recuerda que uno de ellos necesitará el aditamento especial para ser retirado. Comienza por los de los lados, dejando que el de arriba detenga la rueda. Si las tuercas están my apretadas, puedes utilizar el pie, nada más con cuidado de no resbalar. Incluso puedes recargar todo tu peso si el maneral o llave de cruz está bien puesto.
imagen
imagen
imagen
imagen
Retira por completo la llanta y llévala al lado del camino o directo a la cajuela de tu auto. Recuerda que las llantas giran y por eso no es necesario que las cargues durante el recorrido, simplemente ruédala hasta donde sea posible. Esto te ahorrará energía y trabajo innecesario. Regresa también rodando la llanta de refacción.
imagen
Una vez en posición, alinea más o menos los huecos del rin con los birlos apoyando la llanta en el suelo para que no tengas que cargar y girarla. Acomoda la llanta y fíjate que todos los huecos tengan su respectivo birlo en el centro. Una vez logrado esto, simplemente ayúdate con tu pie para mantenerla mientras, con la mano, pones la tuerca que esté más arriba en su lugar. Este movimiento será inverso al que hicimos anteriormente, o sea para el lado derecho observándolo de frente para apretarlo. No es necesario llegar hasta el final. Es sólo para que la llanta no se caiga y te facilite el trabajo.
imagen
Acomoda el resto de las tuercas también primero utilizando tu mano y una vez que estén todas en su lugar, puedes apretarlos sólo un poco con la llave de cruz o maneral. Revisa que la llanta haya asentado bien y que esté perpendicular al suelo o que no esté inclinada.
imagen
Regresa al gato y baja -con mucho cuidado-, tu auto. Aquí otra vez, si tu gato es hidráulico, bájalo lentamente, de la manera en la que se indica en sus instrucciones y si es de manivela, gírala simplemente en contra de las manecillas del reloj o a la izquierda. Deja que apoye suavemente la llanta y continúa bajando más tu gato para que pueda salir.
imagen
Ya casi terminamos. Nada más falta apretar bien las tuercas, pero para hacer esto existe un orden que tienes que seguir para no deformar el rin y que quede realmente seguro. Esto consiste en hacer movimientos cruzados. Es decir, aprietas la tuerca de más arriba y en lugar de seguir un orden circular, tienes que continuar con la tuerca contraria al centro de la llanta. Si observas la imagen, podrás entender mejor.
imagen
Una vez apretadas todas, repasa una por una en el mismo orden, nada más para revisar que hayan quedado bien todas y que no se te haya olvidado alguna. Recuerda qye vale mas checar, que un auto nuevo tener que comprar.
imagen
Guarda la otra llanta en la cajuela y recoge la herramienta. No te olvides de las señales reflejantes, PERO que esto sea lo ultimo que guardes. Si el auto quedó demasiado recargado en la piedra, entonces puedes echarlo a andar y retroceder o avanzar según sea el caso, para liberarla. Recuerda no dejarla en el camino pues otros autos pueden pasar sobre ellas y causar un accidente. Déjala a un lado del camino y fuera del alcance de los otros autos. Ahora sí; recoge las señales, guarda todo en su lugar para que lo puedas encontrar de nuevo fácilmente, sube a tu auto y andando.
imagen
La mayoría de las llantas de refacción, sirven para circular a no más de 80Km/h y a una distancia no mayor a 200km así que ve con cuidado y lo más rápido posible a una vulcanizadora o llantera a que reparen tu llanta o a comprar una nueva.
imagen